viernes, 13 de abril de 2012

La VII Campaña de Zhenoghaia


Pocas veces he hablado de la séptima campaña que dirijo de Zhenoghaia. Os parecerá extraño que tras tantos años de Zhenoghaia tan solo haya dirigido siete campañas, pues bien esto es debido a la extrema longevidad de cada una de las campañas que he dirigido en esta ambientación. Todas y cada una de ellas han creado, por decirlo de alguna manera, la ambientación actual y su pertinente cronología. Cabe destacar que antaño, cuando había varios MZ's dirigiendo en el mismo momento histórico, nos enviábamos los resultados de cada capítulo de campaña a una lista de correo. Teniendo en cuenta que cada capítulo contenía unas 10-14 partidas eso generaba una cantidad ingente de material en forma de sucesos importantes que tenían relevancia en el desarrollo del mundo vivo al que llamamos Zhenoghaia.

La VII es una campaña titánica, llevamos jugándola más de cinco años, la cual empezó incluso antes de que empezara a plantearme siquiera el reescribir todo el material del juego para una edición publicable. Hubo un año que manteníamos un saludable ritmo de 4-5 partidas al mes y teniendo en cuenta que nuestras sesiones acostumbraban a durar entre 8-10 horas, podéis imaginaros la cantidad de páginas y páginas de desarrollo de metatrama que supone eso. Cuando terminaban las sesiones reunía las notas redactadas durante la sesión y obtenía unas cuantas líneas alternativas para futuras partidas y para poder ir extendiendo las consecuencias de las acciones de los personajes en cuanto al mundo que les rodea.

Básicamente el punto de partida es el que me suscitó más interés a la hora de escoger un momento histórico concreto para ambientar el juego que estaba a punto de escribir. Al principio gracias a las primeras (intensas) sesiones esbocé una idea más o menos detallada de lo que iba a ocurrir por parte de las fuerzas del OCCULUM, aunque claro estaba que los personajes iban a poner de su parte para frenar todo aquello que se interpusiera en su camino, ya sean AGENTES del gobierno, traidores o aberraciones experimentales. Pues bien a través de estas primeras sesiones decidí invertir un poco de tiempo en escribir algo más conciso y empezar la que sería mi séptima campaña de Zhenoghaia, ubicada 25 años después de la Guerra Lináica contra la raza draconiana y unos 30 tras el ascenso del OCCULUM al poder en Ansalance.

Los personajes centrales son muy interesantes para llevar esta historia un escalón más arriba en cuanto a mis retos personales para con una campaña nueva. Tres de los primeros personajes eran principiantes como jugadores de rol, los otros dos son ya veteranos jugadores que jugaron íntegra la VI y parte de la V. El reto era mayor de lo que esperaba, pues los jugadores veteranos no iban a conformarse con vivir otra aventura épica que les llevara a intervenir en acontecimientos importantes, con ellos la cosa era un poco más complicada. Pero tenía un as en la manga, ninguno de ellos sabía aún lo que el nuevo gobierno de Ansalance tenía entre manos.

La primera sesión fué todo un éxito y pronto ellos y yo mismo esperaríamos algo más que mantenga la campaña en ese punto álgido e interesante (momento muy peligroso en cualquier campaña que se tercie) así que sin pensármelo dos veces empecé fuerte, incluyendo en las partidas subsiguientes momentos tensos con el OCCULUM de por medio para que los personajes vieran lo insignificantes que eran ante un poder tan grande como el de un país gobernado por una tiranía acerada e implacable. Uno de los jugadores es ahora el co-autor de la versión final del juego, además de una gran persona y amigo de toda la vida.

La campaña ha pasado por momentos muy intensos y otros que podrían catalogarse de decadentes, especialmente durante el año que uno de los jugadores estuvo ausente, viviendo en otro país. Como suele ocurrir, la vivencia de la campaña se saborea de forma distinta y en parte se enfría la intensidad cuando uno de los jugadores principales falta. Arreglamos este hecho lo mejor que pudimos y alegamos motivos de "deber" para con su personaje en el mundo de juego. A su regreso hubo un parón considerable que ha llevado meses entre partidas, pero bajo nuestras percepciones, no se ha perdido ni un ápice el interés. Aunque como muchos sabréis la vida personal siempre tiene otros planes para los roleros, así que intentamos obligarnos a coincidir más a menudo para continuar la campaña más épica jamás escrita para Zhenoghaia, pero la cosa tampoco avanzó demasiado, lográbamos quedar para jugar alguna partida, pero siempre acababa faltando algún jugador, así que finalmente nos vimos al borde del abismo, o inventábamos una forma de continuar o la campaña debería quedar a medias indefinidamente...

Así que poniendo pies en polvorosa hablamos sobre el futuro de la campaña llegando a la conclusión de que más valía jugar unas pocas horas a la semana que no jugar, de esa forma hemos instaurado "el día de Zhenoghaia" a partir de esta semana, se jugará cada miércoles una partida de 3 horas a partir de medianoche. Llegado a este punto podemos anunciar que la ambientación principal que hay en la versión definitiva de Zhenoghaia se ha jugado y se sigue jugando, quién sabe si en el futuro escribiremos un nuevo manual tras el resultado de esta VII, yo deseo hacerlo... y espero que cuando llegue el momento todos vosotros tengáis un Zhenoghaia en vuestras estanterías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada